Los 5 pretextos para jodernos los sueños

Claro que para hacer realidad los sueños, es una chinga monumental, no basta con sólo desear algo para lograrlo. Aquí están cinco de los pretextos más comunes que usamos para jodernos nuestros sueños:

No tengo tiempo

El clásico pretexto que todos hemos puesto para sabotearnos. Cuando queremos realmente algo, seguro encontramos tiempo para hacerlo. Y si no, surgirá otra pregunta: ¿realmente es lo que queremos hacer realidad ese sueño?

Es que ya no estoy en edad

A veces nos sentimos viejos, y no viejos por la experiencia que hemos ganado, sino por todo lo que (según nosotros) ya no podemos hacer. Creemos que ya pasó nuestro momento, pero hay sueños que llegan después de años de experiencia. 

Qué van a pensar de mí

El miedo al ridículo es tan jodido que nos sabotea hasta nos puede sabotear la vida cotidiana. Los demás no están viviendo nuestra vida, ¿o sí? 

Ya lo intenté pero no pude

Claro, se siente del carajo fallar, pero después de darnos un buen putazo, podemos levantarnos e intentarlo nuevamente con base en lo aprendido. ¿Necesitamos otro enfoque? ¿Falló algo que no tomamos en cuenta? A veces, sólo así descubrimos los ajustes debemos de hacer para seguir avanzando. La vida es cuestión de prueba y error. Podemos no ser perfectos, pero podemos ser constantes

Aún no estoy listo

“Es que me voy a esperar a…”, “primero quiero…” o demos el pretexto que queramos, así es cuando ponemos la responsabilidad de nuestra decisión en factores externos. La paciencia es básica, pero una sobredosis nos puede dejar estancados en el eterno “para mañana”. 

¿Conocen algún otro? ¿Será que nos ha dado alguno o al primo de un amigo? No cabe duda que soñar es fácil, la chinga es hacerlos realidad.

No Comments