Con actitud y constancia nos ponemos más cabrones que cualquier estrés.

¡Deja tu comentario!